Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

OpenSource y las instituciones

Vía La Pastilla Roja veo un comunicado de HispaLinux a nuestras autoridades, y en concreto al Defensor del Pueblo sobre el uso de la tecnología OpenSource con la que tanto se les llena la boca a nuestros políticos en ocasiones.
No puedo sino coincidir con lo que dicen, y con lo que le pasó a Fernando al tratar de firmar digitalmente en la web del defensor del pueblo.
Lo mismo me ha pasado a mi con la página de la Agencia Tributaria. Allí dicen que debe funcionar con Linux y Firefox (lo que yo uso habitualmente), pero lo cierto es que no funciona. Para acceder a mis datos tuve que usar M$ Windoze. El caso es que tengo licencia de M$ Windoze, por imposición al comprar mi portátil, pero no tendría por qué gastarme el dinero en ello, y no tengo por qué cerrar mi sistema y dejar todo lo que estoy haciendo para arrancar con el dichoso Windoze sólo para entrar en la AEAT. En realidad este es sólo un ejemplo más, pero creo que el gobierno debería aplicarse un poco más y apoyar realmente el OpenSource, con realidades, no con palabras.
Y lo primero son las páginas web de los organismos oficiales y otras instituciones populares.
Hay administraciones como la gallega que están además instaurando el uso de herramientas como OpenOffice en sus dependencias, quizás en este caso llevados más por el afán de controlar la localización del sistema (loable por otro lado) que por la economía de la solución. En mi modesta opinión, es algo para tomar ejemplo.
Por otro lado están instituciones universitarias, como mi querida UOC, en la que se usan algunas herramientas OpenSource para determinadas cosas, pero en la que se sigue obligando a que las entregas de trabajos sean en formato de M$ Word. Gracias que mi buen OpenOffice es capaz de exportar sin problemas a este formato y a muchos otros, así como escribir PDF directamente o firmar digitalmente un documento con la firma integrada en el mismo, no como un fichero aparte. Quiero decir, que OpenOffice es tan bueno como M$ Office en lo fundamental, mejor que el en aspectos útiles, y quizás algo inferior en las cosas que nadie usa (o sólo un 1% de los usuarios).
Así que digo yo, no será mejor que ellos se bajen e instalen el OpenOffice, que es gratis, que no que yo tenga que comprar M$ Office que cuesta un dineral.