Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

23 de Septiembre, 2006

Iluminados 2.0

¿Hay vida fuera de la blogosfera?
Ya dije que hablaría un poco sobre los iluminados, y resulta que he leido algunas cosas ultimamente que me han vuelto a hacer pensar en el tema. No es que me preocupen los iluminados en si mismos, sino las consecuencias cíclicas de sus poco razonados comportamientos.
Por eso he pensado que un poco de historia no vendría mal, ya se sabe aquello de "quienes no conocen su historia están condenados a repetirla", así que haré de mosca cojonera desde este mi pequeño púlpito para recordarlo.
Allá por el año 1969 comenzó a funcionar la red ARPANET entre las unidades de UCLA y Stanford, aunque la cosa se empezó a fraguar algo antes. Esta red tenía como misión interconectar diversos organismos oficiales para intercambiar información, y fue el germen del que saldría algo más tarde Internet, una red de redes heterogénea mediante la cual se podía compartir información de forma transparente al medio físico de transferencia de los datos.
En 1972 se definió el correo electrónico, y en 1973 el protocolo FTP. Ambos destinados al intercambio de información.
Bastante tiempo después surgió la Web, que mucha gente confunde con Internet por ser sin duda el protocolo más conocido y el que ha dado lugar a la explosión de Internet como fenómeno comunicativo de masas. Concretamente en 1989.
En 1990 entré en la universidad, en aquel entonces usábamos ftp, email e IRC para comunicarnos con gente del otro lado del mundo, intercambiar información y pasar un buen rato aprendiendo.
En 1993 Mosaic hizo su aparición, y poco después Netscape Navigator, donde de verdad empezó la verdadera revolución de la Web.
En 1996 empecé a trabajar, y la red como la conocemos hoy era ya una realidad, donde empezaban a florecer incluso los negocios animados por un canal de comunicación tan rápido, barato y eficiente que abría nuevas puertas hacia negocios cada vez más globales.
Aquí se empezaba ya a fraguar la burbuja, surgían las "empresas de Internet" como hongos, los inversores enloquecidos ponían grandes sumas de dinero en empresas que en realidad no eran emrpesas pues no tenían un verdadero plan para ganar dinero.
En este punto se subieron al carro los Iluminados 1.0, la mayoría hacían otras cosas antes de este boom, y se animaron a probar suerte visto el desmadre de sueldos y comodidades que proliferaban en muchas de estas "empresas de Internet". Sillones con masaje, masajistas de verdad, fiestas cada tres por cuatro, rollito cuasi-hippie.
Uno de estos iluminados fue a parar a BtoBFactory, y aunque en la práctica mucho de su trabajo dependía de mi, funcionalmente dependía directamente del que también era mi jefe en aquel momento.
El 11 de Septiembre de 2001 fue la puntilla final para que la burbuja estallase, aunque la decadencia se notaba, aquello fue el comienzo del fin de aquella época de inversiones absurdas y gastos desenfrenados. Y llegaron los recortes, claro.
Por imposición de la directiva, mi jefe tenía que despedir al más prescindible y contratar otro en su lugar a un precio mucho más ventajoso, y el elegido fue este Iluminado. Mi jefe lo pasó fatal, los días previos al despido se veía el malestar en su cara aunque no dejara que en general se notara.
Cuando finalmente le comunicó el despido, no se lo tomó muy bien, claro. Pero la gracia del asunto es que este Iluminado, desde el paro nos envió un email a los pocos días, dirigido al director, al consejero delegado, a todos los directores de los demás departamentos y con copia a mi jefe y a mi. En este correo nos ponía verdes a mi jefe y a mi, nos tachaba de advenedizos que habían acabado con la época dorada de Internet y no se cuantas cosas más.
En este punto a mi me terminó de cansar, pues mi jefe y yo le habíamos defendido durante meses de los ataques de la junta directiva a la que se quejaba. Así que aprovechando que en ese momento yo era el de menor responsabilidad implicado, me tomé la libertad de contestarle aclarándole la situación y poniéndole en su sitio. Somos muchos los que estábamos usando internet antes de la World Wide Web, los que decidimos hacer de esto nuestro modo de vida, los que vimos como estos verdaderos advenedizos destrozaban lo que hasta entonces era una profesión bien remunerada, como para encima aguantar esas tonterías. Por cierto, lo último que he sabido es que trabajaba de guarda jurado, con todos los respetos para la profesión. Lo digo simplemente para ilustrar que igual que vino se fue, y lo cierto es que lo siento por el, se equivocó desde el principio, y eso que me caía bien.
Las cosas en estos años parecían ir normalizándose un poco, acercándose hacia el punto de equilibrio desde el desenfreno inicial y el posterior rechazo frontal a todo lo ".com".
De entonces quedaron Amazon, Yahoo! e eBay, empresas que desde el principio tenían claro cual era su negocio y cómo debían invertir.
Y ahora surgen los Blog, gran herramienta que me gusta pero que se está convirtiendo en el nido de los Iluminados versión 2.0. Rogelio ya lo describió bien en la sala de los espejos.
Estos Iluminados creen que existe algo llamado Web 2.0, y además asimilan que es igual a Blogs + Feeds + Agregadores varios. Se pasan el rato hablando los unos de los otros como si no existiera otra cosa, e incluso empiezan a hacer cábalas con la venta de las "empresas de Internet", basándose en el número de usuarios registrados y mandangas varias.
Vamos a ver, que el valor de una empresa se mide por otros factores. Yo no soy un experto ni mucho menos, pero lo de los usuarios ya me lo se.
Ejemplo, empresa de Internet (1.0) que el segundo día tenía 35.000 usuarios registrados. Clientes: 0. Los 35.000 eran un simple volcado de los usuarios de su accionista mayoritario, pero los usuarios ni siquiera sabían que la empresa existía. ¿Que valor tiene eso? Pues ninguno.
Despertad, hombre, que los blog están muy bien, son una herramienta muy buena, pero ya está. Indudablemente son algo que ha causado sensación en ciertos círculos, pero no tienen nada que ver con negocio ni mucho menos con innovación.
Cuando la moda se pasé, muchos volverán a lo que hacían, mientras, otros seguiremos por aquí, como siempre. Haciendo lo mismo o quizás otra cosa, no lo se, pero aquí. Y lo que quisiéramos es que la onda expansiva de esta chorrada 2.0 nos afecte lo menos posible.
En resumen, que las empresas no son "de Internet", que Internet es un gran medio de comunicación y un gran vehículo para los negocios, y que la innovación tiene que ver con hacer cosas nuevas, con crear, con hacer cosas que no se hacían antes o hacerlas de forma novedosa y mejor.
Igual me equivoco y lo único que va a triunfar en esta etapa es lo que esté relacionado con los blogs, pero sinceramente espero que no sea así. Que triunfen los que se lo merezcan, estén en el ámbito que estén.
Y que conste que todo esto lo digo sin acritud, que cada cual se divierta como le parezca y se gane la vida como más le guste, pero hay que poner un poco de sensatez que si no se nos va de las manos otra vez.