Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

25 de Septiembre, 2006

Startups y los Miembros del Consejo de Asesores

Con permiso de su autor, hoy voy a actuar como traductor de un post que me ha parecido muy interesante en OnStartups.com. Como mi trabajo no es el de traductor, es muy probable que la traducción sea mejorable.
La traducción la hago con permiso de su autor, así que aunque la licencia de este blog es de tipo Creative Commons, la que aplica es la de origen, y esta reserva todos los derechos. Mi único mérito en esto es hacerlo un poco más accesible para aquellos que no dominan el inglés. El original está escrito en primera persona, y he querido mantener esa misma orientación, pero evidentemente no me hace referencia a mi, sino a Dharmesh Shah, su autor original.

Si eres un emprendedor y has pensado en formar un consejo de asesores, estos consejos pueden ser de utilidad:

He estado en ambos lados de la ecuación entre emprendedores y asesores. Como fundador de una startup, he pedido a gente que formara parte de mi consejo de asesores. También me han pedido que sea asesor en otras startups.

En primer lugar hay que resumir las dos razones principales por las cuales pondrías a alguien en tu consejo de asesores (puede aplicar una o ambas):
  1. Valor de su consejo:  La persona a la que invitas tiene experiencia y conocimientos y puede actuar como un consejero para tu startup.
  1. Valor de su marca:  La persona a la que invitas tiene una "marca" personal de reconocimiento y credibilidad. Poniendo a esta persona en tu consejo de asesores esperas que parte de esa credibilidad se "pegue" a tu empresa.
No hay nada malo en la segunda opción, pero yo diría que siempre que sea posible, tus asesores deberían ser realmente asesores (y no solo un nombre en tu página web).

Habiendo dicho esto, he aquí algunos razonamientos más sobre el tema. Estoy escribiendo desde la perspectiva del emprendedor (pero aderezada con parte de mi experiencia como asesor).
  1. No se trata de las acciones:  Es habitual ofrecer a los miembros del consejo de asesores un porcentaje de las acciones de la empresa (y nada habitual pagarles en metálico). Pero la cantidad de acciones ofrecidas normalmente es tan baja que es poco probable que un asesor quiera unirse a tu consejo sólo por esto. Pongamos un breve ejemplo. Digamos que ofreces a un experimentado emprendedor de tu sector que forme parte de tu consejo por un 0,1% de las acciones. Incluso si tu empresa fuera después adquirida por 100 millones de dólares en cinco años, como seguramente habrías emitido más acciones por el camino (probablemente para dar entrada a capital), el 0,1% del asesor se habría diluido bastante. Al final, probablemente cobraría menos de 100.000 dólares. Eso no es que no sea significativo en términos absolutos, pero si lo es en contraposición al riesgo asociado (la probabilidad de que vendas por 100 millones no es 100%). En resumen, la mayoría de los asesores saben que la participación que obtienen no vale tanto.
  1. Se respetuoso:  En la mayor parte de los casos, los que se unan a tu consejo de asesores lo hacen simplemente porque quieren ayudar. Como digo arriba, la compensación real que obtienen por su tiempo es bastante nominal. Desde la perspectiva de hacer "imagen de marca", el valor que obtienen por sentarse en tu consejo de asesores es mucho menor que el que tu obtienes de ellos. Es importante reconocer esto y ser respetuoso con su tiempo y situación.
  1. Se Razonable:  He visto varios fundadores de startups reclutar asesores, darles un pequeño número de acciones y esperar el mundo a cambio. Simplemente porque alguien entre en tu consejo de asesores (y le des unas acciones testimoniales, casi honoríficas) no significa que vayan a abrirte su red de contactos, que te vayan a buscar clientes iniciales o que te vayan a presentar a inversores potenciales. Por supuesto, puede que hagan todas estas cosas, pero cada situación es diferente. Se realista y razonable con lo que esperas.
  1. Sin responsabilidad:  Al contrario que el consejo directivo, un consejo de asesores no tiene ninguna autoridad para tomar decisiones y, por tanto, ninguna responsabilidad. Su rol es simplemente actuar como un consejero. Cuanto consejo obtengas de ellos - y que haces con el, es algo que sólo depende de ti.
  1. Asesores Informales:  Algunos puede declinar tu oferta de entrar formalmente en tu consejo de asesores (a cambio de unas acciones testimoniales), pero puede que a pesar de ello estén dispuestos a ayudarte de una forma ad-hoc. Yo hago esto muchas veces. Mi razonamiento al respecto es que al aceptar un rol formal (y tomar una parte menor del accionariado), siento que tengo cierta obligación de hacer algo realmente. (He declinado las acciones como asesor formal simplemente por que no quiero la obligación asociada). En estos casos, es posible aún conseguir ayuda. Desarrolla algún tipo de relación informal con el asesor para que, según su situación, pueda ayudarte puntualmente.
Por supuesto, nadie dice que tengas que tener un consejo de asesores. Es algo que depende exclusivamente de ti. Personalmente, creo que hay valor en ellos, pero requiere un poco de esfuerzo y energía, y obtener un valor real puede ser un auténtico reto en ocasiones. ¿Qué piensas? ¿Has creado un consejo de asesores para tu startup? Si es así, ¿Cual ha sido tu experiencia?


Actualización: Para el que tenga interés, apunto algunos artículos más sobre el tema, aunque están también en inglés y no me veo hoy con fuerzas para traducir más :)

Ross Mayfield: Advisorship
BusinessWeek: Going by the Board
The Digitalyst: Advisory Boards