Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

7 de Febrero, 2007

Spanish TechStars

Cuando me entero de cosas como TechStars (visto en el blog de Brad Feld), no puedo evitarlo, me dan unas ganas terribles de hacer las maletas y marcharme para EE.UU. Lo malo es que es muy complicado, no sólo por los temas legales, sino por los familiares, pero es que señores, en iniciativas como TechStars es dónde está la enorme diferencia entre los EE.UU. y el resto (y en especial España por la parte que me toca).
Lo cierto es que nunca he descartado lo de la aventura americana, y quien sabe si al final no cae, porque las cosas aquí son muy tristes en comparación y aún no puedo hacer mucho por cambiarlo.
Por eso llevo tiempo dando vueltas a una promesa que me he hecho a mi mismo, y que al publicar aquí queda hecha al resto de emprendedores tecnológicos que vengan detrás: en cuanto pueda me encargaré de crear aquí algo tipo TechStars (lo se, esto está reñido con el foco, pero es que necesito mirar también hacia adelante y dibujar el futuro, no todo es barrer como Beppo, el barrendero de Momo).
Ese "en cuanto pueda" es demasiado elástico hoy por hoy, y aunque hay cosas que luego te dan en la cabeza, se que el triunfo está muy cerca, y la capacidad económica y de contactos para un Spanish TechStars está algo más lejos pero espero que no demasiado.
Todos nos quejamos siempre de la poca ayuda de la administración, pero no veo a nadie en los EE.UU. decir que la administración les ha dado pasta. La pasta, los contactos, la ayuda, el ecosistema lo ponen los individuos y las empresas, no la administración.
¿Qué pone la administración (allí pero no aquí)?:
  • Leyes como la de bancarrota para las familias, que hacen que no tengas que ir a la carcel ni perder tu casa por no afrontar un préstamo, con lo que se mitiga enormemente el riesgo de emprender.
  • Facilitar y abaratar los trámites administrativos para las empresas, sobre todo en sus primeras etapas.
  • No cargar de impuestos desde el primer euro de beneficios.
  • Facilitar y mejorar las condiciones fiscales de los Business Angels y VC, para promover su florecimiento.
Todo esto está lejos de nuestras posibilidades como indiviuos, pero el crear redes de apoyo, redes de contactos, de inversores, todo eso si está en nuestras manos.
Así que ahí queda la promesa que espero poder cumplir: Spanish TechStars.
¿Te apuntas?