Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

Mi primera experiencia con el Capital Riesgo

No voy a dar muchos detalles por mor de la privacidad que siempre hay que darle a estos temas, pero lo cierto es que hace muy poco que hemos tenido una reunión con una empresa de capital riesgo que invierte globalmente.
La verdad es que hay cosas que no se como valorar porque concurren dos elementos sobre los que no tengo conocimientos:
  • Es la primera vez que me veo en esta tesitura
  • Hay un factor cultural que hace más difícil saber el porqué de las expresiones de tu interlocutor
Con esto quiero decir que la forma de interactuar personal y profesionalmente de los españoles es muy diferente a la de otras culturas, sobre todo las no latinas.
La forma de abordar los negocios en otras culturas es más "profesional" que diríamos nosotros, sin menoscabo real de nuestra propia profesionalidad. Es más distante, y aunque a mi me tira la vena latina he de decir que en realidad me parece mejor su forma de afrontar la relación.
Creo que no lo hice mal, aunque mi fluidez hablando inglés podría haber sido mejor (necesito un par de días hablando solo inglés para que mi cerebro se habitúe).
No fue una presentación al uso, más bien algo de corte un tanto informal, con el único arma de mis teléfonos (el único que realmente necesito).
Mi interlocutor me hizo muchas preguntas, muy bien dirigidas para examinar si tenemos claro nuestro negocio y qué oportunidades podemos tener. Y se que hay cosas que me quedé en el tintero y alguna que quizás no expliqué con suficiente claridad. Es algo que tengo que mejorar, está claro.
En el apartado positivo he de decir que mi interlocutor dijo en varias ocasiones que lo que hacemos es muy interesante. También habló en cierto momento sobre una posible oportunidad de negocio, y lo dijo diciendo "nuestro" en vez de "vuestro".
Suelo fijarme en esos detalles en las conversaciones (así como en la comunicación no verbal), y a veces tengo la sensación de que soy un tanto paranoico y extraigo conclusiones que nada tienen que ver con la realidad.
También soy una persona muy optimista, por eso me fuerzo a mi mismo a mantener los pies en la tierra hasta que las cosas se demuestran, y en este caso prefiero pensar que estaban siendo corteses con nosotros.
En cualquier caso, salga como salga la aventura, me siento agradecido por el tiempo que me han dedicado. Se que es un tiempo muy valioso.
Y en estas, hoy en TechCrunch publican el caso de FilmLoop. Al menos estos inversores creo que no van de ese palo, pero está claro que en este proceso hay que mirar con lupa los detalles y el historial de cada parte.
Soy consciente de que esto es un proceso lento, y que si las posibilidades ya son bajas para startups de EE.UU. para nosotros que somos españoles ni te cuento, pero cuando menos es algo que nos hará ganar experiencia, y mucha.

Actualización: Me dice un amigo que no hay que sentirse marginado por ser español, por aquello del comentario de que es más complicado. Así que aclaro, la cuestión es que por desgracia a los españoles no se nos conoce por ahí por ser emprendedores y menos tecnológicos. Últimamente hay algunos casos de empresas españolas que consiguen financiación y cierta relevancia internacional (Fon y Berggi que me vengan a la memoria). La cosa parece que mejora, pero seguimos muy por detrás en la lista.
También quiero matizar el tema de FilmLoop, porque lo cierto es que si lo miras bien, esta gente quemó mucha pasta sin producir beneficios, y hay que recordar el título de un disco de Extreme: Three sides to every story: yours, mine and the truth.