Narciso Cerezo

Tecnología y emprendizaje

Sociedad

Iluminados 2.0

¿Hay vida fuera de la blogosfera?
Ya dije que hablaría un poco sobre los iluminados, y resulta que he leido algunas cosas ultimamente que me han vuelto a hacer pensar en el tema. No es que me preocupen los iluminados en si mismos, sino las consecuencias cíclicas de sus poco razonados comportamientos.
Por eso he pensado que un poco de historia no vendría mal, ya se sabe aquello de "quienes no conocen su historia están condenados a repetirla", así que haré de mosca cojonera desde este mi pequeño púlpito para recordarlo.
Allá por el año 1969 comenzó a funcionar la red ARPANET entre las unidades de UCLA y Stanford, aunque la cosa se empezó a fraguar algo antes. Esta red tenía como misión interconectar diversos organismos oficiales para intercambiar información, y fue el germen del que saldría algo más tarde Internet, una red de redes heterogénea mediante la cual se podía compartir información de forma transparente al medio físico de transferencia de los datos.
En 1972 se definió el correo electrónico, y en 1973 el protocolo FTP. Ambos destinados al intercambio de información.
Bastante tiempo después surgió la Web, que mucha gente confunde con Internet por ser sin duda el protocolo más conocido y el que ha dado lugar a la explosión de Internet como fenómeno comunicativo de masas. Concretamente en 1989.
En 1990 entré en la universidad, en aquel entonces usábamos ftp, email e IRC para comunicarnos con gente del otro lado del mundo, intercambiar información y pasar un buen rato aprendiendo.
En 1993 Mosaic hizo su aparición, y poco después Netscape Navigator, donde de verdad empezó la verdadera revolución de la Web.
En 1996 empecé a trabajar, y la red como la conocemos hoy era ya una realidad, donde empezaban a florecer incluso los negocios animados por un canal de comunicación tan rápido, barato y eficiente que abría nuevas puertas hacia negocios cada vez más globales.
Aquí se empezaba ya a fraguar la burbuja, surgían las "empresas de Internet" como hongos, los inversores enloquecidos ponían grandes sumas de dinero en empresas que en realidad no eran emrpesas pues no tenían un verdadero plan para ganar dinero.
En este punto se subieron al carro los Iluminados 1.0, la mayoría hacían otras cosas antes de este boom, y se animaron a probar suerte visto el desmadre de sueldos y comodidades que proliferaban en muchas de estas "empresas de Internet". Sillones con masaje, masajistas de verdad, fiestas cada tres por cuatro, rollito cuasi-hippie.
Uno de estos iluminados fue a parar a BtoBFactory, y aunque en la práctica mucho de su trabajo dependía de mi, funcionalmente dependía directamente del que también era mi jefe en aquel momento.
El 11 de Septiembre de 2001 fue la puntilla final para que la burbuja estallase, aunque la decadencia se notaba, aquello fue el comienzo del fin de aquella época de inversiones absurdas y gastos desenfrenados. Y llegaron los recortes, claro.
Por imposición de la directiva, mi jefe tenía que despedir al más prescindible y contratar otro en su lugar a un precio mucho más ventajoso, y el elegido fue este Iluminado. Mi jefe lo pasó fatal, los días previos al despido se veía el malestar en su cara aunque no dejara que en general se notara.
Cuando finalmente le comunicó el despido, no se lo tomó muy bien, claro. Pero la gracia del asunto es que este Iluminado, desde el paro nos envió un email a los pocos días, dirigido al director, al consejero delegado, a todos los directores de los demás departamentos y con copia a mi jefe y a mi. En este correo nos ponía verdes a mi jefe y a mi, nos tachaba de advenedizos que habían acabado con la época dorada de Internet y no se cuantas cosas más.
En este punto a mi me terminó de cansar, pues mi jefe y yo le habíamos defendido durante meses de los ataques de la junta directiva a la que se quejaba. Así que aprovechando que en ese momento yo era el de menor responsabilidad implicado, me tomé la libertad de contestarle aclarándole la situación y poniéndole en su sitio. Somos muchos los que estábamos usando internet antes de la World Wide Web, los que decidimos hacer de esto nuestro modo de vida, los que vimos como estos verdaderos advenedizos destrozaban lo que hasta entonces era una profesión bien remunerada, como para encima aguantar esas tonterías. Por cierto, lo último que he sabido es que trabajaba de guarda jurado, con todos los respetos para la profesión. Lo digo simplemente para ilustrar que igual que vino se fue, y lo cierto es que lo siento por el, se equivocó desde el principio, y eso que me caía bien.
Las cosas en estos años parecían ir normalizándose un poco, acercándose hacia el punto de equilibrio desde el desenfreno inicial y el posterior rechazo frontal a todo lo ".com".
De entonces quedaron Amazon, Yahoo! e eBay, empresas que desde el principio tenían claro cual era su negocio y cómo debían invertir.
Y ahora surgen los Blog, gran herramienta que me gusta pero que se está convirtiendo en el nido de los Iluminados versión 2.0. Rogelio ya lo describió bien en la sala de los espejos.
Estos Iluminados creen que existe algo llamado Web 2.0, y además asimilan que es igual a Blogs + Feeds + Agregadores varios. Se pasan el rato hablando los unos de los otros como si no existiera otra cosa, e incluso empiezan a hacer cábalas con la venta de las "empresas de Internet", basándose en el número de usuarios registrados y mandangas varias.
Vamos a ver, que el valor de una empresa se mide por otros factores. Yo no soy un experto ni mucho menos, pero lo de los usuarios ya me lo se.
Ejemplo, empresa de Internet (1.0) que el segundo día tenía 35.000 usuarios registrados. Clientes: 0. Los 35.000 eran un simple volcado de los usuarios de su accionista mayoritario, pero los usuarios ni siquiera sabían que la empresa existía. ¿Que valor tiene eso? Pues ninguno.
Despertad, hombre, que los blog están muy bien, son una herramienta muy buena, pero ya está. Indudablemente son algo que ha causado sensación en ciertos círculos, pero no tienen nada que ver con negocio ni mucho menos con innovación.
Cuando la moda se pasé, muchos volverán a lo que hacían, mientras, otros seguiremos por aquí, como siempre. Haciendo lo mismo o quizás otra cosa, no lo se, pero aquí. Y lo que quisiéramos es que la onda expansiva de esta chorrada 2.0 nos afecte lo menos posible.
En resumen, que las empresas no son "de Internet", que Internet es un gran medio de comunicación y un gran vehículo para los negocios, y que la innovación tiene que ver con hacer cosas nuevas, con crear, con hacer cosas que no se hacían antes o hacerlas de forma novedosa y mejor.
Igual me equivoco y lo único que va a triunfar en esta etapa es lo que esté relacionado con los blogs, pero sinceramente espero que no sea así. Que triunfen los que se lo merezcan, estén en el ámbito que estén.
Y que conste que todo esto lo digo sin acritud, que cada cual se divierta como le parezca y se gane la vida como más le guste, pero hay que poner un poco de sensatez que si no se nos va de las manos otra vez.

El Club de los Skulls

Seguramente muchos habreis visto esta interesante película sobre las sociedades secretas que supuestamente controlarían los puestos más importantes de universidades, empresas y órganos de gobierno. ¿Habrá algo de verdad en todo eso? Como historia para contar queda muy bien.
Pero realmente este artículo no va sobre la película, sino que surje de los comentarios de un visitante anónimo en mi último artículo sobre "los blogdictadores" y en el original de LaGranRata, y también del comentario en plan bromista de un amigo que me decía que esto parece el club de los skulls.
Por las descripciones que da nuestro comentarista anónimo, juraría que se refiere a Enrique Dans, aunque no puede asegurarse.
A mi no me gusta llegar a ese extremo, y por lo que he podido leer en este tiempo tampoco creo que Enrique sea ese GranEgo que dice el visitante anónimo.
Si que es muy posible que se esté formando un grupo de personas, pioneros en este mundillo, que esté aglutinando a su alrededor lo que se podría denominar el Club de los Webskulls 2.0. (agregar aquí un tono jocoso)
Sin embargo, no creo que ese club llegue a ser algo como el de la película ni mucho menos. Creo que es positivo porque puede generar sinergias y nuevas oportunidades, y porque puede servir para llevar al gran público la información que ahora sólo tenemos los geeks.
Buena prueba son los eventos como el WebDosBeta, al que asistiré y donde espero conocer a muchos de estos geeks.
Pero no creáis que me estoy desciciendo, ni mucho menos. Sólo matizo porque no creo que haya ninguna conspiración, soy amigo de Esteban de Algo que hacer, y Enrique me parece un tipo muy interesante. Y aún así, en mi "ignorancia blogueril" no se casi nada del tal Joi Ito. Por lo que leo en comentarios, como el de Rogelio en la web de Enrique, debe ser una especie de autoridad en la materia. A mi no me queda tiempo para leerme toda la blogosfera, me conformo con leer unos cuantos que me parecen interesantes, pero sigue sin gustarme que alguien trate de "sentar cátedra".
Para mi sería mucho mejor poner esos consejos de blogger haciendo una entrada en plan "bueno, estas son las líneas maestras que yo uso para escribir mi blog" en vez de la que tiene en plan de "estas son las reglas que hay que seguir para escribir un buen blog".

OpenSource y las instituciones

Vía La Pastilla Roja veo un comunicado de HispaLinux a nuestras autoridades, y en concreto al Defensor del Pueblo sobre el uso de la tecnología OpenSource con la que tanto se les llena la boca a nuestros políticos en ocasiones.
No puedo sino coincidir con lo que dicen, y con lo que le pasó a Fernando al tratar de firmar digitalmente en la web del defensor del pueblo.
Lo mismo me ha pasado a mi con la página de la Agencia Tributaria. Allí dicen que debe funcionar con Linux y Firefox (lo que yo uso habitualmente), pero lo cierto es que no funciona. Para acceder a mis datos tuve que usar M$ Windoze. El caso es que tengo licencia de M$ Windoze, por imposición al comprar mi portátil, pero no tendría por qué gastarme el dinero en ello, y no tengo por qué cerrar mi sistema y dejar todo lo que estoy haciendo para arrancar con el dichoso Windoze sólo para entrar en la AEAT. En realidad este es sólo un ejemplo más, pero creo que el gobierno debería aplicarse un poco más y apoyar realmente el OpenSource, con realidades, no con palabras.
Y lo primero son las páginas web de los organismos oficiales y otras instituciones populares.
Hay administraciones como la gallega que están además instaurando el uso de herramientas como OpenOffice en sus dependencias, quizás en este caso llevados más por el afán de controlar la localización del sistema (loable por otro lado) que por la economía de la solución. En mi modesta opinión, es algo para tomar ejemplo.
Por otro lado están instituciones universitarias, como mi querida UOC, en la que se usan algunas herramientas OpenSource para determinadas cosas, pero en la que se sigue obligando a que las entregas de trabajos sean en formato de M$ Word. Gracias que mi buen OpenOffice es capaz de exportar sin problemas a este formato y a muchos otros, así como escribir PDF directamente o firmar digitalmente un documento con la firma integrada en el mismo, no como un fichero aparte. Quiero decir, que OpenOffice es tan bueno como M$ Office en lo fundamental, mejor que el en aspectos útiles, y quizás algo inferior en las cosas que nadie usa (o sólo un 1% de los usuarios).
Así que digo yo, no será mejor que ellos se bajen e instalen el OpenOffice, que es gratis, que no que yo tenga que comprar M$ Office que cuesta un dineral.

Los blogdictadores (con permiso)

Pues eso, con permiso de mi amigo LaGranRata, le voy a copiar el título del artículo y a abundar un poco más en la línea del original.
Creo que no le falta razón en lo que dice (aunque es tan vehemente como siempre :) ), y que creo que viene al hilo de ciertos post recientes en los blogs de Algo que hacer y Enrique Dans, este último en referencia a un post de otro. No obstante creo que Esteban tiene razón en que un blog debe tener RSS, o como mínimo algo como zoomblog que te permite subscribirte por correo electrónico.
Si lo que realmente ha hecho que los blog alcancen la popularidad de la que gozan y que sean considerados en algunos sitios como "otro medio de comunicación", al nivel de los periódicos o la televisión, es precisamente que no están sujetos a "líneas editoriales" o a la presión de grupos políticos o de lobbys empresariales, entonces, ¿porqué hay que ponerles normas o guías de publicación?
Que cada cual publique como quiera, si quiere ser arrogante que lo sea, si quiere ser pretencioso que lo sea, si quiere ir de humilde y estúpido pues también. Son los lectores los que eligen lo que quieren leer, y si les quitas a los blog la libertad de la que gozan, entonces si que dejan de ser blogs, no en un sentido técnico sino filosófico.
Como dice LaGranRata, ¿qué es un gurú de los blog? Personalmente, creo que esa definición no existe. Se puede ser un gurú de Linux o de la cocina griega, porque hay unos conocimientos tangibles que se pueden adquirir y la capacidad de aplicar técnicas que permiten obtener buenos resultados. Pero en un blog lo que importa es el contenido, y si no ehcad un vistazo al dichoso 9rules a ver que es lo que dicen sobre el tema. El contenido es lo que atrapa y atrae a los lectores.
A mi me gusta el fenómeno de los blog, está claro, pero lo que no me gusta es todo lo que huele a fanatismo, sectarismo y estándares impuestos. No hablo de Algo que hacer ni de Enrique Dans, no les meto en ese saco, pero si meto a los que tratan de alguna forma de aleccionar a los demás. Una cosa es ejercitar la opinión y compartir el conocimiento, y otra cosa diferente, tratar de sentar cátedra sobre algún tema.
Dicho esto, lo cierto es que no me parecen del todo mal las normas o guías de estilo de Joi Ito, pero hay que tener mucho cuidado en no transformar estas guías en mandamientos, porque hay algunos a los que les gusta avanzar por ese camino. A mi me gusta que haya quien discrepe de mi opinión, y que tenga sitio para hacerlo, porque si el no lo tiene yo tampoco lo tendré. Todos tenemos derecho a expresarnos libremente.

Los otros cibermillonarios

Hace unos días leí una reseña en www.loogic.com sobre el libro "Cibermillonarios", que me hizo reflexionar sobre cosas que vi durante aquellos años.
En el libro se cuenta la historia de varios casos conocidos de emprendedores que se hicieron millonarios en la época de la burbuja, vendiendo aire en la mayoría de los casos como ya todos sabemos.
No obstante, es mi creer que estos cibermillonarios no son los más millonarios o al menos los más "listos", ya que son otros mucho más anónimos los que se llevaron tanto o más dinero que ellos haciendo más o menos lo mismo, pero siempre en la sombra.
Con "en la sombra" no quiero decir nada especialmente oscuro, ya que son gente que goza de prestigio y que son de sobras conocidos en los selectos ambientes de dirección de grandes empresas. Simplemente quiero decir que no han tenido la relevancia social de los que se menciona en el libro.
Pongamos un ejemplo, que podría ser perfectamente real pero que no incluye hechos necesariamente reales ni pretende reflejar a personas concretas. Digamos que es una especie de "mix" de cosas que he visto, con un cierto toque de ficción.
Pues bien, imaginad:

"Sicilia, 1950... es broma. Plena época de la burbuja, en lo que para un producto o tecnología sería la época de "mass adoption" tardía, es decir, cuando ya todo el mundo está como loco comprando acciones de terra y similares, pensando que están comprando algo bueno, pero cuando ya ciertos sectores más enterados empiezan a sospechar que aquello es una burbuja y que tarde o temprano explotará.
En ese momento, algunas entidades bancarias se lanzan a aprovechar el tirón usando su enorme capacidad financiera, y crean "incubadoras" para lanzar negocios de Internet que les hagan ganar dinero y que les den imagen de innovación.
La entidad financiera X piensa en quién puede contratar para llevar semejante proyecto, y se acuerda de algunos super-consultores de una gran super-consultora, de esos cuyos sueldos oscilan entre 1 y 2 millones de dólares. En el currículum de estos consultores están algunos éxitos sonados de la Internet hispana, aunque más tarde se demostraría que eran sólo aire.
Bueno, pues les sueltan una cantidad indecente de dinero, del orden de muchos miles de millones de las antiguas pesetas. Imaginad lo que podríamos hacer con tanta pasta.
Con tanto dinero se lanzan a crear "empresas de Internet" y ha realizar adquisiciones en España y en Latinoamérica (quien no recuerda Pátagon, mencionado en el libro).
Al cabo de dos o tres años, resulta que apenas queda dinero, todas las compañías compradas se extinguieron al poco tiempo o se revendieron por ser un fiasco, y las compañías creadas han cerrado prácticamente todas. Las pocas que quedan se limitan a sobrevivir como pueden."

Uno, en su ignorancia es incapaz de entender que es lo que ha pasado y recuerda las clases de física y aquello de "la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma", y el dinero lo mismo, añado.
Os recuerdo que esto es pura ficción, si alguien se siente reconocido en el texto es su problema. En cualquier caso, si revisas los periódicos de la época, encontrarás multitud de noticias con las que componer una historia así.
Sólo quería compartir con vosotros el hecho de que existen "los otros" cibermillonarios.

No ¿es No?

Seguro que algunos vísteis a Buenafuente haciendo este monólogo en su programa, pero eso no le quita ni un ápice de gracia.
De nuevo os aconsejo su lectura, porque realmente es muy gracioso.
Me recuerda a algunas historias de esas tronchantes que antes me llegaban por correo electrónico. Por cierto, si alguien tiene la historia (si es en audio de cuando la leyeron Gomaespuma en la radio, mejor) de "por qué es imposible que exista Papá Noel", le ruego encarecidamente que me lo envíe o me ponga un link. Aún recuerdo que el día que lo escuché por la radio: casi tuve que parar el coche en un arcen porque no podía conducir de la risa, se me saltaban las lágrimas y me dolía el estómago.
Bueno, os dejo el link y una frase extraida del monólogo que merece la pena citar:
"En fin, alguien dijo que cuando una dama dice no, quiere decir quizá; cuando dice quizá, quiere decir sí; y cuando dice sí, no es una dama."

Tu vida a un clic

No es la primera vez que hago algún comentario al respecto pero ahora he decidido publicar directamente una entrada sobre el tema de la privacidad y Google.
Acabo de leer un artículo en El Mundo donde dice que Google castiga a CNET News, por cuestionar la cantidad de información que tiene sobre las personas, información de índole privada que se muestra en parte en el buscador cuando hacemos googling sobre alguien.
El castigo viene del hecho de que en el artículo de CNET News al que hacía referencia se usa el nombre del CEO de Google, Eric Schmidt, como ejemplo de la cantidad de cosas que se pueden ver.
En mi caso ocurre algo curioso, que en buena medida impulsó mi afan de tener un blog y de participar más en la "vida on-line", con el propósito de relegar un enlace a páginas más profundas del resultado de búsqueda. Lo cierto es que lo he conseguido, pero sólo parcialmente y ahora pienso en si podría usar la LOPD para obligar al BOE de alguna forma a rectificar, pero lo veo difícil.
La cuestión es que tiempo atrás, cuando venía de trabajar como un animal a la 1:30 de la madrugada, con una noche tremendamente lluviosa, tuve un accidente de tráfico con el que mandé el coche al taller unos cuantos meses (no creáis que la empresa tuvo algún detalle conmigo por ello, pero eso es otro tema). El caso es que avisé al 112, y vino la GC, pero lo único que hicieron fue tomar nota de mi seguro para que se hiciera cargo del arreglo del "quitamiedos". Bueno, pues por no se que motivo, mi compañía de seguros no lo pagó, así que en el BOE publicaron un aviso a mi nombre para que hiciera efectivo el pago. Lo averigué por casualidad haciendo googling sobre mi, y me puse en contacto con la aseguradora para que lo pagaran. Pero el resultado es que desde entonces aparezco en el BOE, en cada búsqueda con mi nombre que se hace en Google, como si no hubiera pagado.
Volviendo al tema de Google, no creo que podamos hacer gran cosa para evitar esto, pero me hace mucha gracia que google se enfade por algo así. Me da que está cambiando esa filosofía de "somos guays, somos buenos" por la de "mírame, soy la cabeza de la burbuja, episodio II". Hasta cierto punto tiene parecido con la historia que nos cuentan en La Guerra de las Galaxias en los tres primeros episodios, con el joven Anakin, que al principio es la promesa y acaba convirtiéndose en la pesadilla. Cuidado Google... no caigas en el lado oscuro.

Un poco de Buenafuente

Como dice algún otro compañero de la blogosfera, blogger hace tiempo que no evoluciona, no hay posibilidad de categorizar los post y tampoco te da un servicio de estadísitcas como este de zoomblog. Por eso me he animado a probarlo para ver si me decido a migrar mi blog desde blogger. Me da un poco de reparo por aquello del PageRank, que no se muy bien como, pero el caso es que tengo un 3 actualmente.
Dicho esto permitidme sugeriros la lectura de la columna de Andreu Buenafuente en El País. Hace algún tiempo, cuando tenía el CSD, vi a Buenafuente en TV3 e incluso hablando en catalán ya resultaba divertido. Es una buena cosa que ahora se emita en todo el país gracias a Antena 3, pues Andreu nos obsequia con un humor inteligente que se echaba mucho de menos en la tele. Sólo espero que no decaiga y se convierta en un rosario de frikis y sexo, como ha pasado con otros programas.